sábado, 7 de septiembre de 2013

Toma 4.

Podríamos hacer el verano un poco más largo,
seguir engañándonos, pensándonos que aún queda tiempo para algo,
como si fuera suficiente gasolina para todo un invierno
repostando antes de alzar el vuelo
o volando antes de que nos corten las alas.
Podríamos seguir así durante otro rato,
como siempre y como nunca antes,
haciéndonos a nuestras maneras.
Porque lo más tonto que hicimos por amor,
fue no hacerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada